topbella

19/7/15

Sobre la muerte de Carlo de Gavardo y sobre la muerte

Lunes 6 de julio de 2015.

Dedicado a mi abuelita que hoy cumpliría añitos.

El sábado andábamos por la ciudad cuando vi esta noticia en el muro de Facebook... al principio creí que era una broma, por lo que fui a chequear a una página de noticias. Entonces supe que era cierto.

Le comenté a mi marido, y entre los dos no lo podíamos creer... Carlo de Gavardo era deportista, 45 años, con muchos proyectos y un montón de vida por delante. Y ensayando en lo suyo, le vino un ataque que no sobrevivió... se murió!

Eso pone en perspectiva tantas cosas. Especialmente porque este mismo año estuve al borde de la muerte, intubada, en shock hipovolémico y tantas otras cosas que pusieron en riesgo mi vida... Pero sobreviví.

Es un hecho que nadie nos prepara para morir. En nuestra cultura le hacemos el quite, tratamos de esconder la muerte, de relegarla y dejarla en otras manos para no mancharnos con ella, destino cruel que nadie quiere para ninguno de sus cercanos.

Pero resulta que... todos nos vamos a morir! Parte de la vida es ese momento en particular, nos guste o no! Y si uno se pone a pensar en cuando le toque, lo único que quiere es que su propia muerte sea lo más digna posible. Pero en la práctica, no buscamos esa dignidad, cuántos de nosotros seguro nos hemos escandalizado si nos ofrecen aquel tipo de servicios...

Luego de volver de mi casi muerte, me propuse prepararme, en todos los ámbitos. Pero resulta que han pasado casi seis meses y de la dichosa preparación ni sus luces! Y cuando supe de esta muerte, de Carlo de Gavardo, me acordé. Y me dio lata no haber cumplido aún con los preparativos mortuorios... no puedo esperar a ser vieja para prepararme!

No estamos preparados para morir. Yo no lo estoy. Y cuando llegue el momento, no habrá excusas. Tengo que pensarlo.

Y prepararme para morir.

10/7/15

Qué es más importante?

He estado pensando mucho últimamente a propósito de mis hijos y su bautizo. Desde que nacieron, y antes aún, tomamos como padres la decisión de hacer esta ceremonia, que especialmente para mí reviste una gran importancia. Como cristiana y como madre, siento que el ritual de integrarlos a la fé y a la iglesia es algo bello que quisiera regalarles, hacerlos parte de las cosas en las que yo creo con todo mi corazón.

Y pensando en lo importante que es para mí el que mis hijos sean bautizados, me pregunto por qué no lo he hecho, qué me detiene para cumplir con este ritual sagrado...

Y es el dinero. La situación es difícil, aún sin tener hijos, y mucho más teniendo dos y siendo profesora en un Colegio municipal.

Mi madre me preguntó hace unas semanas lo mismo, por qué no los hemos bautizado y qué estamos esperando... le expliqué, que como padres queríamos hacer una ceremonia bonita y además una comida donde invitar a familiares y amigos. Le comenté que en estos tiempos ya no basta la ceremonia religiosa, que además debe hacerse algún tipo de festejo para agasajar a los invitados, y que eso nos cuesta mucho dinero que por el momento no tenemos... que estamos tratando de ahorrar para esa fecha, y que cuando podamos lo haremos. Ella se queda mirándome como si yo fuera de otro planeta, y me hace esta pregunta... Qué es más importante? En su momento no le tomé importancia, qué sabe mi madre de cómo se hacen las cosas en estos tiempos, pero a propósito de la vida y sus vueltas, he retomado esta idea y yo también me hago ahora esta pregunta...

Qué es más importante? Quedar bien con mis cercanos, familiares y amigos, o bautizar a mis niños? Debo esperar a tener los recursos y relegar la ceremonia para hacer las cosas como se hacen en estos tiempos?

Me ha dolido mucho no sentirme libre de bautizarlos, y soy muy honesta al manifestarlo. Estoy casi convencida de que sería horrible y muy mal visto organizar el bautizo y NO hacer ninguna celebración. Y no es que no quiera, es que no puedo. Ni siquiera soy capaz de mantener por mis propios medios a mis propios hijos...

Estoy confundida. Quisiera tener claro qué es lo más importante.

Esta soy yo

Mi foto
Santiago, Metropolitana, Chile
Soy chilena, mujer, adulta, artista, obsesiva, sensible, ingenua, melancólica, frágil, enojona, impaciente, metódica, insoportable, soñadora, rencorosa, competitiva, estúpida.
 
Baúl de Mar© Diseñado por: Compartidisimo